Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

Carlos Páez Vilaró

casapueblo carlos paez vilaro

Era pintor, ceramista, escultor, muralista, escritor, compositor y constructor uruguayo. Nació el 1 de noviembre de 1923 en Montevideo, Uruguay. Y recientemente fallecido el 24 de febrero del 2014.

Desde muy temprana edad su vocación artística se instaló profundamente, de esta manera decidió partir a Buenos Aires durante su juventud. Allí aprendió artes gráficas y comenzó poco a poco a vincularse con el mundo del arte.

Vuelve a Uruguay en 1940, en busca de inspiración en el candombe y la comparsa que caracterizan a la cultura su país. Su arte comienza a reflejar profunda y fielmente la vida que se vivía en el popular conventillo “Mediomundo”, al cual Carlos Páez Vilaró estuvo fuertemente vinculado.

Su forma de expresión artística siempre variaba, Páez Vilaró era capaz de ocupar múltiples roles siempre con su talento como bandera.

El Candombe y Carlos Paéz Vilaró

Dentro de este mundo de carnaval, candombe y conventillo llegó a pintar cartones, dirigir los coros, decorar los tambores o componer canciones para las comparsas de lubolos. Carlos Páez Vilaró entendía sus necesidades y era un fiel exponente de la lucha para oponerse contra la discriminación e incomprensión.

Los lienzos de Páez Vilaró comenzaron a poblarse de ciertos personajes característicos y que serían constantes a lo largo de su obra. Fiestas como la Navidad o los bailes por la noche a la luz de la luna, velorios, mercados, lavanderas. Todo lo que conocía de cerca se había transformado en su musa inspiradora.

Pero, todo tiene un fin. Y Carlos Páez Vilaró decidió partir hacia Brasil en busca de nuevos temas que le resultaran inspiradores. En este largo viaje, decidió visitar todos los países donde los negros tenían una fuerte presencia: Senegal, Congo, República Dominicana, Haití, Camerún, Nigeria.

El legado de Vilaró

Cientos de obras fueron reflejando sus travesías por cada país, donde realizaba exposiciones o pintaba murales que inmortalizaran su paso por las distintas ciudades. Su pasión es innegable, es la misma que lo arrastra a navegar por las aguas del cine, la literatura, la cerámica y la escultura; dejando en todas las disciplinas huellas imborrables.


Tuvo el privilegio de codearse con artistas de la talla de Picasso, Dalí, De Chirico y Calder. Así como fue reconocido mundialmente por su film  “Batouk” que realizó en África y obtuvo el privilegio de cerrar uno de los Festivales de Cannes.

Más allá de todas sus travesías y los cambios que éstas aparejaban en su arte, siempre mantuvo un especial interés por el tema afro-uruguayo al que hasta el día de hoy le sigue dedicando sus mejores obras de corazón.

Lamentablemente el histórico conventillo “Mediomundo” que supo ser el puntapié de su obra fue demolido, dejando atrás una pieza histórica de su país.

Su taller se encuentra en Casapueblo, quienes algunos la llaman  “su escultura habitable”, ya que es una hermosa finca que el mismo Carlos Páez Vilaró modeló con sus propias manos, a orillas del mar.

carlos-paez-vilaro

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.