Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

Los Dedos

Los Dedos

Un gigante parece estar a punto de salir de la arena. Una enorme mano de estuco emerge de la costa en la parada 1 de la playa Brava de Punta del Este. Si uno no conoce Los Dedos las dos líneas anteriores bien pueden parecer el comienzo de una historia fantástica.

Y tiene algo de fantasía esta magnífica obra de ya 31 años de edad, erigida por el artista chileno Mario Irarrazábal.

El escultor llegó por aquel entonces a Maldonado para participar del Primer Encuentro Internacional de Escultura Moderna al Aire Libre de Punta del Este, que organizaba la intendencia del departamento.

Otros 8 artistas completaron la muestra y transformaron la zona ubicada frente a La Barra en un gran taller abierto, donde la gente podía ver día a día, el proceso de gestación de las obras. Los 9 proyectos se fueron desarrollando a lo largo de todo un mes y fue el comentario del momento en el balneario. 

Irarrazábal tardó 6 días en completar Los Dedos. Su punto de partida fue una maqueta de plástico que había traído desde Chile y el resto fue improvisación. La estructura de Los Dedos es de varillas de acero –que el artista pudo ensamblar con la ayuda de un soldador- y sobre ella colocó una malla que luego cubriría con aproximadamente 8 centímetros de estuco: una mezcla de cal, yeso, mármol pulverizado y pigmentos naturales que se endurecen por reacción química.

Su nombre original es “El Hombre emergiendo a la vida” ya que, según el artista, esta obra refleja el trabajo del hombre en la naturaleza. Pero, actualmente muchos conocen Los Dedos como “el monumento al ahogado”. Más allá de que el nombre popular inspire cierta aprensión, dicen que se basa en lo que el propio artista tomó como punto de partida para su obra: “…fue inspirado a hacer una escultura de una mano “ahogándose” como un aviso a nadadores, dado que las aguas en La Barra tenían olas más duras…”.

Otras Manos

La mano que emerge de la arena en Punta del Este no está sola en el mundo. En el desierto del norte de Chile, a unos 75 km de la ciudad de Antofagasta, Irarrazábal plantó otra mano, en actitud diferente pero de similares dimensiones y materiales, que se inauguró 10 años después que la uruguaya, en 1992.

Una tercera mano del chileno, ubicada en Venecia, completa el juego que –según dicen- se vería desde el espacio como un perfecto riángulo isósceles. Nos tomamos el trabajo de confirmarlo en Google Earth y los invitamos a hacerlo.

los dedos punta del este los dedos monumento punta del este

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.